Día 7: Islas Cíes: Parque Nacional de las Islas Atlánticas

RUTA ILLAS CIES NORTE & SUR

VIERNES 26 MAYO

En un festival de senderismo como este no podía faltar una ruta por las espectaculares Islas Cíes, que forman parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia, creado con el objetivo de preservar este espacio natural, promoviendo su conocimiento y posibilitando un uso público compatible con la conservación de la naturaleza. Desembarcaremos en el Muelle de Rodas y caminaremos por dos de las islas en un recorrido donde se mezclan perfectamente la historia, el paisaje y la naturaleza de este privilegiado archipiélago.

Dificultad ALTA
Dificultad BAJA
Dificultad ALTA
14 kilómetros
Dificultad ALTA
7 horas
Dificultad ALTA
+-715 m desnivel

Seoane - Ferrería Vella 0174
Playas de cine...
IMG_20190807_151536
infinitos rincones para el relax...
Seoane - Ferrería Vella 0150
acantilados verticales llenos de vida...
Ferrería Vella - Froxán 0751
... y miradores de impresión
Ferrería Vella - Froxán 0334-1
Islas Cíes
previous arrow
next arrow

Haz tu Reserva para el Programa GWF Rías Baixas


Este paraíso de las Islas Cíes, situadas en la entrada de la Ría de Vigo, están formadas por las islas de Monteagudo, Faro y San Martiño, que se formaron a finales del Terciario, cuando se produjeron los hundimientos de algunas partes de la costa, con lo que penetró el mar y se crearon las rías, siendo estas islas de piedra granítica las cumbres de las sierras costeras que quedaron parcialmente bajo el mar. La configuración de las islas tiene dos partes bien diferenciadas. La oriental del interior de la ría es una costa suave con grandes arenales y bosques, mientras que la parte occidental es una sucesión de acantilados y cuevas formadas por la acción del mar, donde miles de parejas de aves tienen su habitat en una zona considerada Zona de Especial Protección de Aves.

Los primeros asentamientos en el castro situado en la isla de Monte Faro fueron en la Edad de Bronce (500 a.c.). Las Islas Cíes aparecen en varios escritos romanos de Plinio, creyéndose que estuvo Julio César en el 58 a.c. en su lucha con los herminios, habitantes del norte de Portugal, dentro de su campaña de expansión del imperio. Como toda la costa gallega, sufrió los ataques de los piratas normandos y, en el siglo XI, se tiene constancia de la aparición de los primeros monasterios de la orden benedictina. Con la construcción del Convento de San Estevo en la Isla do Faro y del de San Martiño, las islas se vuelven a poblar hasta la llegada nuevamente de los piratas, entre ellos, el famoso Drake, que recaló en la isla y asoló gran parte de la Ría de Vigo. A partir de 1700 y debido a estas continuas incursiones piratas y las posteriores francesas e inglesas, la isla se queda vacía.

A principios del S XIX, familias procedentes del Morrazo se instalan comenzando una época de prosperidad basada en la pesca y ganadería. En esa época había en la isla un cuartel de carabineros y dos fábricas de salazón. En 1840 las islas son anexionadas al Ayuntamiento de Vigo. pero estas condiciones de aislamiento son muy duras y la gente abandona la isla progresivamente, hasta que en 1970 se queda vacía.

Es a partir de ahí, de los años 70, cuando comienza su auge turístico. Desde los primeros hippies de aquella época han sido muchos los visitantes que han escogido estas islas para disfrutar de unas vacaciones en plena integración con la naturaleza. Sin duda, uno de los lugares más bonitos de Galicia. En 1980 son declaradas Parque Natural y en el 2002 Parque Nacional. Son propiedad de la Xunta de Galicia y tiene un máximo permitido diario de 2.200 personas.

Esta ruta nos llevará por dos delas islas, las de Faro y Monteagudo en un recorrido donde se mezclan perfectamente la historia, el paisaje y la naturaleza.

Nuestra llegada a la Isla es al Muelle de Rodas, al lado de la playa del mismo nombre. Después de pasar el complejo dunar de Figueiras-Muxieiro con especies de flora endémica hoy ya desaparecidas en el resto de la costa como la camariña, comenzamos nuestro paseo atravesando el puente que forma el Lago dos Nenos y que une las dos islas . Este lago salado, abierto al mar por la escollera que cruza el puente, es el ecosistema ideal para muchas especies, pudiéndose ver en sus cristalinas aguas incluso pulpos.

Así llegamos a la zona de acampada, dotada de todos los servicios y muy recomendada para pasarse allí unos días. Desde allí, comienza nuestra ascensión al faro. Lo primero que nos encontramos es el Centro de Interpretación de la Naturaleza, ubicado en el antiguo Convento de San Estevo, donde se ofrece al visitante numerosa información y paneles explicativos de lo que se va a encontrar en la ruta. También podemos ver alguno de los sepulcros antropomorfos del antiguo convento.

Durante todo el camino nos aparecen grandes rocas, erosionadas de las más variadas formas, entre las que destaca la llamada A Campá. Poco a poco, nos vamos dando cuenta de que estamos en territorio que no es el nuestro: miles de aves tienen construido sus nidos entre las rocas y son los dueños de los acantilados. Teniendo mucho cuidado y respetando siempre al máximo, en época de cría podemos ver a los polluelos esperando la llegada de sus madres con la comida. Desde el Observatorio del Alto da Campá, contemplamos todo el acantilado con miles de gaviotas y cormoranes volando sobre el Océano Atlántico.

Retomamos nuestros pasos y comenzamos el ascenso al faro, con impresionantes vistas de la Isla Sur, sólo accesible en embarcación privada. En ella se pueden encontrar los restos de una vieja fábrica de salazón y de un molino.

El Faro de las Islas Cíes se encuentra situado en un promontorio granítico a 187 metros de altitud y sirve de guía, junto con el de Silleiro, para la navegación por estas transitadas aguas. Desde su base podemos contemplar, en días claros, una estupenda panorámica de todas las Rías Baixas. Por un lado, Cabo Silleiro y el lejano Monte de Santa Tegra. Hacia el otro, la vecina isla de Ons y la península del Morrazo.

La vuelta la haremos por la parte baja del camino, llegando al Faro da Porta, que señaliza el canal de paso con la Isla Sur.

En esta ladera estaba el primitivo Castro das Hortas, donde se encontraron piezas de piedra, restos de huesos y un gran número de pequeños fragmentos de cerámica que hoy se pueden contemplar en el Museo Quiñones de Castrelos. Esto indica que las islas fueron territorio de paso en el Paleolítico y en el Neolítico, pero que éste es el primer asentamiento documentado, a partir del 2000 a.c., en la Edad del Bronce.

Los restos de conchas halladas en el lugar de Os Cuncheiros nos indican una alimentación a base de pescado y marisco. Las anclas de piedra y los restos de cerámica indican las relaciones con el resto de poblados esparcidos por toda la costa. Y un pequeño molino de piedra, descubierto en 2010, demuestran también una influencia romana posterior.El estado de conservación es pésimo. Se conserva un tramo de muralla de cien metros y una pequeña estructura circular en su interior.

Muy cerca del castro, un pequeño embarcadero y un enorme depósito formado por conchas y restos de animales de Os Cuncheiros. Desde la Praia da Nosa Señora vemos el cercano Islote de Viños.
.
Acabamos esta ruta por la Illa do Faro con un merecido baño en la Praia de Rodas, extenso arenal que une las dos islas con una finísima arena que parece quejarse bajo nuestros pies. Esta playa ha sido considerada por el diario británico The Guardian como una de las mejores del mundo.

Desde el Muelle de Rodas comienza también la Ruta por la Illa de Monteagudo, la isla situada más al norte.

A través de las dunas de Muxeiro llegamos a la Praia de Figueiras, pequeño arenal que se convierte en un paraíso naturista dentro de las islas.

Por un sendero que nos va a ir regalando continuos paisajes y estupendos miradores sobre la ría y la cercana Costa da Vela, llegamos a la parte más al norte de la isla, donde tenemos otro privilegiado observatorio de aves sobre los acantilados. Retomamos nuestros pasos para visitar el pequeño Faro do Peito.

La Furna de Monteagudo es una de las muchas cuevas que existen en las islas, con muchos metros de galerías subterráneas.

Volvemos al sendero principal y tomamos camino del Alto do Príncipe, donde tenemos una de las fotos icónicas de las Islas Cíes y, probablemente, de Galicia. Desde la Silla da Raína podemos contemplar el contraste entre la cara occidental de las islas, abrupta y llena de pequeñas furnas, y la cara del interior de la Ría, más suave y ocupada por la Praia de Rodas.

Desde allí bajamos al cruce principal y nos dirigimos al Muelle de Rodas para coger el barco y finalizar esta ruta por una de las maravillas que tenemos que conservar en Galicia.

Normativa del Parque

Para llegar a ellas salen barcos de Vigo y Cangas todos los días del verano. Recordad que tiene un acceso restringido y es necesario pedir permiso para acceder a ellas, con el objetivo de preservar, conservar y regenerar este espacio natural, promoviendo su conocimiento y posibilitando un uso público compatible con la conservación de la naturaleza.

Para la perduración de los ecosistemas terrestres y marinos de las Parque Nacional Marítimo-Terrestres de las Illas Atlánticas de Galicia en general, y de las Islas Cíes en particular, hay que recordar que no está permitido:

  • Encender fuego, hoguera o similar (queda expresamente prohibido la utilización de cocinas de camping gas en el camping).
  • Depositar o tirar cualquier tipo de basura o residuo (sólido o líquido) fuera de los lugares acondicionados.
  • Acampar fuera de los lugares acotados y acondicionados.
  • Acceder a zonas señalizadas como “no accesibles” para el público.
  • Molestar, herir, capturar o matar a los animales.
  • Arrancar, cortar o dañar la vegetación (recuerda que hay endemismos y especies de gran importancia).
  • Realizar cualquier actividad que destruya, deteriore o trastorne los elementos naturales singulares.
  • Destruir o alterar elementos de interés arqueológico, histórico o geológico, tanto terrestres como marinos.
  • Practicar submarinismo sin autorización previa.
  • Practicar pesca deportiva y pesca submarina.
  • Permanecer o transitar con armas, arpones, fusiles submarinos u otros utensilios similares.
  • Amarrar y atracar embarcaciones, y navegar, salvo autorización expresa.
  • Instalar pancartas o anuncios publicitarios sin autorización.
  • Utilizar megafonía, ruidos o altavoces de sonido que alteren la tranquilidad del Parque.
  • Desembarcar animales domésticos (salvo perro lazarillo).
  • Introducir especies animales y/o vegetales alóctonas.
  • Desembarcar vehículos a motor (salvo sillas de discapacitados).
  • Filmar o fotografiar con fines comerciales, sin autorización previa.

Además, debemos de atender a las siguientes recomendaciones:

  • Usar los caminos y las pasarelas, y evitar caminar fuera de ellos por el interior del Parque.
  • No tirar cigarrillos encendidos (todas las precauciones son necesarias para minimizar el riesgo de incendios).
  • Recoger los residuos propios y utilizar los contenedores de basura.
  • Circular con vehículos sólo por las pistas autorizadas.
  • Respetar los cultivos, vallas y cercas.
  • Emplear exclusivamente las áreas recreativas para las comidas.

Plan de Ruta

Km EtapaPuntoAltura (m)Km Total
0,0Muelle de Rodas090,5
0,0Restaurante Illas Cíes090,5
0,2Caseta de Información590,7
0,7Lago de los Niños091,2
1,9Caseta de Observación de Aves7692,4
2,1Piedra de A Campá8892,6
3,3Faro de las Islas Cíes14793,8
4,2Desvío8394,7
5,1Faro de A Porta3395,6
5,9Embarcadero396,4
6,2Playa de Nosa Señora1996,7
6,9Camping997,4
7,0Restaurante Camping997,5
7,0Playa de Rodas997,5
7,9Caseta de Información598,4
8,3Playa de Figueiras1098,8
8,8Cruce8699,3
9,3Horno4999,8
10,2Furna de Monteagudo13100,7
10,3Faro de O Peito22100,8
10,3Observatorio de Aves39100,8
10,5Ruínas poblado66101,0
11,5Cruce86102,0
12,2Alto del Príncipe100102,7
12,2Silla de la Reina100102,7
13,9Muelle de Rodas0104,4

Imágenes Etapa Islas Cíes